la idílica república de sánchez que nunca existió

Pedro Sánchez es el mejor actor que hemos tenido en nuestro país. Es capaz de encandilar a propios y a extraños, engañando a ambos. Como he mencionado en otros medios, desde la formación del actual gobierno, nuestro presidente, ha salido en defensa del Rey Felipe VI y de la Monarquía Constitucional en varias ocasiones. De hecho, la última vez fue hace pocos meses. Sánchez, no tuvo ningún reparo en hacer una efusiva defensa de la institución monárquica ante los reiterados ataques de su socio de gobierno, Pablo Iglesias y Podemos.

Como gran actor que es, el miércoles pasado, dejando su disfraz de paladín monárquico en el baúl de los recuerdos de Karina, durante su comparecencia en el Congreso, se dedicó a repartir las correspondientes treinta monedas rojas entre la altanera audiencia socialista y comunista, al tiempo que mostraba su mejor traje del republicano Frente Popular de la Segunda República.

No es la primera vez que en la Cámara Baja se homenajea cuestiones partidistas e inapropiadas, que sólo son útiles para mantener la discordia entre la población y los diferentes grupos del arco parlamentario. El PSOE, Podemos, o cualquier otro organismo privado, tiene plena libertad para homenajear los 90 años transcurridos desde la proclamación de la Segunda República como le venga en gana, pero desde sus sedes oficiales o en las calles, y no, fuera de agenda desde el pódium de oradores en la sede de representación de TODOS los españoles.

Un presidente con una mínima dosis de ética y respeto por los ciudadanos, no debería caer en indecencias chabacanas de este tipo. Sin embargo, apartándose de su condición de presidente de la nación, Sánchez, llegó a definir la Segunda República como «un vínculo luminoso con nuestro “mejor” pasado». Esta añoranza hacia una idílica y «luminosa» república que nunca existió, representa toda una declaración de intenciones sobre las intenciones futuras de este gobierno.

Un misterio digno de ser investigado por Iker Jiménez, sería averiguar la causa por la que socialistas, neorepublicanos, comunistas e independentistas de nuestro país, ignorando al verdadero republicanismo, manifiestan una obsesión, casi enfermiza, por imponer a la fuerza “LA REPÚBLICA”. Es decir, el gobierno del Frente Popular, que se adueñó, mediante la intimidación y la violencia, de la denominada “Segunda República”. Lo vemos en cada acto, manifestación, huelga o acto de violencia callejera organizada por la izquierda, donde nunca falta “la tricolor”, o la hoz y el martillo.

Razones no faltan para que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, aclare a Todos los españoles sin excepción sus intenciones para alabar de esa manera a la Segunda República que tanto dolor nos trajo.

¿Se refiere acaso a la república que se fraguó a escondidas en casa de Miguel Maura, donde se encontraban reunidos los miembros del Comité Revolucionario compuesto por Alcalá-Zamora, Largo Caballero; de los Ríos; Casares y de Albornoz?

¿Hablamos de la misma república en la que Alcalá-Zamora exigió al rey Alfonso XIII salir del país «antes de que se ponga el sol», porque «si antes del anochecer [del 14 de abril de 1931], no se ha proclamado la república, la violencia del pueblo puede provocar la catástrofe»?

¿O tal vez habla el sr Sánchez de la Segunda República que Nunca pasó por las urnas de un referéndum antes de ser proclamada sin el concurso de los votantes libres de aquella España empobrecida?

¿Se refiere el sr. presidente, a la República contra la que el PSOE y los partidos anarquistas se levantaron en armas y llevaron a cabo el Golpe de Estado en Asturias, denominado por los historiadores como Revolución de 1934, porque las elecciones las había ganado la Confederación Española de Derechas Autónomas (la CEDA)?

Por período «luminoso de nuestro pasado» ¿se refiere tal vez el sr Sánchez a la República que llevó a cabo las quemas sistemáticas de iglesias, conventos y centros católicos por todo el país, incluyendo fusilamientos de sacerdotes, frailes y monjas, por el delito de abrazar la fe católica?

¿Se refiere a la misma República «luminosa» que fomentaba la violencia callejera, la intimidación y la detención ilegal, mediante la utilización de las Checas políticas y sindicalistas de barrio, o las milicias como “la Motorizada”, con el fin de mantener a raya a la población y eliminar toda muestra de opinión contraria al gobierno?

O quizás, ¿se refiere nuestro presidente Sánchez, a la república en la que “se puso de moda” el asesinato de los líderes de la oposición parlamentaria de derechas, como sustituto de un debate político, carente de argumentos sólidos, entre una bancada de izquierdas, con nómina del gobierno de la URSS?

El mejor ejemplo de esta última cuestión suele ser considerado por los historiadores, no aleccionados, el asesinato de José Calvo Sotelo. Detenido ilegalmente con alevosía y nocturnidad, murió el día 13 de julio de 1936, por los disparos de un grupo de “La Motorizada” al mando de Luis Cuenca, a la sazón, jefe de los escoltas de Indalecio Prieto, ministro en varias carteras durante la república, y líder del PSOE en Madrid.

La habitual excusa del franquismo no sirve de nada en todos estos ejemplos sobre cómo actuaban las izquierdas durante la Segunda República. Todos estos sucesos se llevaron a cabo meses, o incluso años, antes del comienzo de la Guerra Civil. En una etapa en la que Francisco Franco Bahamonde, aún era considerado un militar ejemplar y patriótico por el gobierno de la República.

En la España del siglo XXI no está bien visto, cuando no prohibido, “hablar mal” de la Segunda República. La opción de crear otra “república” de las existentes en el mundo, ni se plantea. Para la izquierda española “sólo hay una” República posible. La Roja de 1931 a 1939 y poco parece importar que, gracias a ciertos políticos sin escrúpulos, continúe manchando de sangre los senderos del desarrollo humano español desde 1931, como hemos visto recientemente en Vallecas.

Además habría que preguntarse… ¿Por qué nunca se homenajea, ni se menciona la Primera República, por la izquierda española, sr. presidente?

Sr. Presidente, la Segunda República, ni el período de la dictadura posterior, pueden ser tildados de períodos «luminosos de nuestro pasado». Más bien deben ser calificados como épocas “Muy Negras” de las que se debe aprender e ignorar. Válidas tan sólo para historiadores y psicólogos.

Pero usted, Pablo Iglesias y otros de la izquierda y de la derecha que, cobardemente permanecen en las sombras, siguiendo las directrices marcadas por el ex presidente Rodríguez Zapatero, están empeñados en continuar una contienda bélica, finalizada hace ochenta años. Contienda que, los españoles de 1978 decidieron dejar atrás y abrazar al antiguo enemigo y hermanar a toda la sociedad mirando hacia una España moderna, alejada de los rencores y los odios del pasado.

Defender, desde el debate argumentativo la República, como modelo de gobierno, en sí mismo, no es bueno, ni malo. En realidad, una república decente, moral, ética, y bien gobernada, no buscará el beneficio de la población, de modo diferente a como lo haría, en las mismas circunstancias, un Rey igualmente decente, moral, ético, y buen gobernador, con sus ciudadanos.

La sencilla exposición anterior, precisamente por su razonamiento ético y su simpleza, no interesa que sea conocido por los votantes de una España que, de una vez por todas, debería despertar y darse cuenta de quién miente, quién engaña y, sobre todo, quién se aprovecha del voto popular para sus intereses personales. Y después actuar en consecuencia.

Este artículo puede contemplarse como el complemento ampliado y necesario del publicado en El Día Digital, hoy mismo. En dicho artículo pregunto al presidente de gobierno ¿De qué República Estamos Hablando, sr Sánchez?. Sé que la respuesta nunca llegará, pero escrito queda. Al menos mientras la censura y las amenazas a los medios de comunicación libres no le alcancen.

-El artículo completo del diario El Día Digital puede leerlo desde este mismo enlace-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s