Entre Menstruaciones, Abortos, Prostituciones, y Otros Festivales Sexuales Anda el Juego

Entre Menstruaciones, Abortos, Prostituciones, y Otros Festivales Sexuales Anda el Juego

El filósofo griego Aristóteles, dentro de su defensa de la ética considera que, las principales virtudes, son actos racionales que dan sentido a la vida. Entre los antónimos de la virtud se encuentran la maldad, el vicio y la debilidad como signos evidentes de cobardía. Conocer la razón por la que el ser humano se decanta por una u otra vertiente de comportamiento es tan complejo que los filósofos llevan miles de años disertando sobre su voluble realidad.

La ministra de la supuesta Igualdad, Irene Montero, presenta la menstruación natural de las mujeres como un oculto misterio esclavizador del Siglo de las Luces, o incluso anterior. Resulta evidente que no se ha molestado en comprobar la ingente cantidad de redes sociales y páginas webs existentes sobre el tema. En todas ellas, sin temores, remordimientos, o coacciones, las mujeres expresan sus opiniones con total normalidad, sin que echen de menos los miedos y falsedades publicitadas por la temerosa ministra.

Para colmo del ridículo, Irene Montero, ha inventado una relación directa entre la menstruación y el aborto libre para las jóvenes menores de edad que ni tan siquiera pueden ir de excursión con el centro educativo sin el conocimiento y la autorización de los padres o tutores. Ideario queer que ha pretendido ocultar bajo el paraguas de una búsqueda heroica contra una prostitución ilegalizada que difícilmente verá la luz del BOE.

A lo largo de los años, la prostitución se ha negado, intentado ocultar, o se ha prohibido, pero siempre se ha utilizado. Decía la investigadora y sexóloga Valérie Tasso que, con la prostitución, «el cuerpo no se vende, se emplea». Por el contrario, esta semana hemos asistido a otra típica demagogia política del PSOE y de Podemos.

Mediante los divergentes anuncios relacionados con las costumbres sexuales del gobierno de la transparencia se pretende desviar el debate sobre la cuestión más importante reseñado en las próximas leyes de Igualdad. La “defensa de la vida versus aborto”, es una cuestión negada, ocultada, e ignorada sistemáticamente por el gobierno de Pedro Sánchez, a quien le produce urticaria la simple mención de la controversia.

En Twitter, Rafael Simancas, diputado y secretario de Estado por el PSOE, añorando los titulares que se le dedicaban antaño, ha tenido a bien defender la intención del gobierno de «acabar con la prostitución». Simancas, haría bien en informarse un poquito, y no caer en los mismos errores cometidos por otros dirigentes socialistas, como Felipe Sicilia.

La amenaza vertida, por el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, contra los usuarios de los locales de la vida alegre, sobre que en el partido «No pararemos hasta verlos en el BOE, como muchos otros», provocó más risas y críticas que convencimientos entre la población.

En ambos casos, las declaraciones fueron muy poco acertadas. La reacción de los ciudadanos que disfrutan de la “memoria histórica” real no tardó en saltar a las redes sociales preguntándose si dichas afirmaciones se referían a los “camaradas del pueblo” que malversaron más de 600 millones de euros, destinados a los parados andaluces, en festejos sexuales del tipo que ahora prometen prohibir, contraviniendo de paso la legislación europea. ¡Ahí es nada!

Los dirigentes del PSOE, y de Podemos, con frecuencia suelen hablar de la profesión más antigua del mundo asimilándola a la «Trata de Blancas». Para cualquiera que no esté en el ejecutivo de Sánchez, es capaz de distinguir las diferencias entre ambas cuestiones. El Gobierno no. Que lo hagan a sabiendas o por ignorancia cultural es difícil de discernir. En ambos casos suelen quedar penosamente retratados.

En referencia a la prostitución podría entenderse y admitirse la crítica moral y ética aristotélica. Incluso se entendería que se elevara una enérgica condena por una parte importante de la población que no comulga en esa procesión ideológica, ni con el aborto. Pero no por ello dejará de ser plenamente legal en la mayoría de los países del mundo, cuando se lleva a cabo sin imposición o coacción.

Por el contrario, la «Trata de Blancas», siempre lleva aparejado el secuestro, la coerción, y la imposición, violenta en la mayoría de las ocasiones.  Razones por las que está ilegalizada en la totalidad los países considerados democráticos.

Resulta sorprendente el pensamiento trifásico del gobierno de Pedro Sánchez. Los mismos partidos y gobierno de coalición que calla y permite casos como los de Baleares y Valencia, pretende convencer a la población de que llevará a cabo la ilegalización de la prostitución, en la misma semana que hace su presentación oficial la imposición ideológica de la ministra Irene Montero sobre el aborto libre entre las jóvenes menores de edad, sin necesidad de contar con el conocimiento y la autorización paterna.

Y en toda esta feria sexual, ¿dónde queda la opinión y responsabilidad de los progenitores y del padre de la criatura?

Para desgracia de la España que intenta sobrevivir a la incertidumbre del día a día, el expresidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, dejó muy clara la razón por la que se producen comportamientos políticos como los anunciados por el gobierno de Pedro Sánchez. Decía Reagan que «La política es la segunda profesión más antigua de la historia. Y, a veces creo que se parece mucho a la primera».

(Publicado en El día Digital con fecha 22/05/2022)

Deja un comentario